Cómo resaltar el encanto de tu casa de campo con home staging

Cómo resaltar el encanto de tu casa de campo  para venderla o alquilarla rápido con home staging

El home staging es una técnica cada vez más popular en el mundo inmobiliario, y su aplicación en casas de campo es especialmente efectiva para venderlas o alquilarlas en tiempo récord. 

Estas propiedades rurales ofrecen un encanto natural único que debe potenciarse con una presentación cuidadosa. 

El home staging te ayudará a resaltar el atractivo de tu casa de campo y atraerá a posibles compradores

Descubre cómo transformar tu propiedad en un lugar irresistible para aquellos que buscan un refugio tranquilo y acogedor donde desconectar del mundanal ruido:

  1. Aprovecha la conexión con la naturaleza:

Las casas de campo están rodeadas de paisajes hermosos y naturaleza exuberante. Aprovecha esta ventaja al resaltar la conexión con el entorno natural. 

Utiliza colores y materiales que reflejen la naturaleza, como tonos tierra, verdes suaves o azules y materiales como la madera, la piedra, el hierro, el vidrio o la cerámica. 

Incorpora elementos decorativos como plantas, flores frescas y detalles rústicos o artesanales para crear una atmósfera acogedora y en sintonía con el entorno. 

Puedes utilizar también detalles del mar o del río como conchas o piedras redondas y herramientas de trabajo de campo o artesanía.

  1. Despersonaliza y crea un lienzo neutro:

El home staging implica despersonalizar la casa, permitiendo que los visitantes se imaginen a sí mismos viviendo en ella. Elimina objetos personales y recuerdos familiares para dar paso a un lienzo neutro usando una base blanca o muy clara con algún acento vibrante en tonalidades de la naturaleza como el verde oliva, el rojo o el amarillo. Opta por una decoración minimalista, con muebles y accesorios que resalten los espacios y la arquitectura de la casa. Esto ayudará a los posibles compradores a visualizar su propia vida en el lugar.

  1. Iluminación adecuada para realzar los espacios:

La iluminación juega un papel crucial en el home staging. En una casa de campo, aprovecha al máximo la luz natural. Abre cortinas y persianas para dejar entrar la luz del sol y resaltar las vistas panorámicas. Además, complementa la luz natural con una iluminación artificial estratégicamente colocada. Utilice lámparas y luces cálidas para crear ambientes acogedores y resaltar los espacios más atractivos de la casa. Las lámparas de mimbre, de metal pintado o de cristal de lágrima resultan ideales.

  1. Destaca las características rústicas y auténticas:

Las casas de campo suelen tener características arquitectónicas únicas y rústicas, como vigas de madera, bóvedas o arcos, paredes de piedra. Los suelos de terracota, cerámica o madera rústica con nudos e imperfecciones, piedra sin pulir o hidráulicos con mosaicos son un must. Asegúrate de resaltar estas características, ya que son parte del encanto de la propiedad. Limpia y restaura los materiales naturales, asegurándote de que estén en óptimo estado. Utiliza muebles y elementos decorativos que complementan el estilo rústico y auténtico de la casa. Para ello puedes recurrir a rastros y anticuarios o emplear pinturas a la tiza o decapados para dar un aire envejecido. La artesanía aquí siempre es un acierto, así como las alhacenas y otros muebles o escaleras de obra.

  1. Crea espacios al aire libre atractivos, alegres y relajados:

Los espacios al aire libre son una parte importante de una casa de campo. Asegúrese de resaltar y mejorar estas áreas para crear un atractivo adicional. Limpia y arregla el jardín, patio o terraza. Agrega muebles cómodos, cojines y elementos decorativos que inviten a disfrutar del entorno natural. Crea zonas de descanso, áreas de comedor o rincones especiales donde los visitantes puedan imaginar momentos de relax y conexión con la naturaleza. 

Busca que sean una extensión del interior en cuanto a estilo, busca el confort y recrear un ambiente vacacional donde disfrutar del entorno, del agua, del aire, la sombra y el sol. Las claves son: muy cómodo, muy fresco, muy acogedor y con encanto.

6- Inspírate en el estilo rústico:

Busca y selecciona imágenes (ej. Pinterest) para crear un mood board de estilo rústico mediterráneo, toscano, escandinavo, francés o tradicional (que son los que más luz y alegría transmiten), y mezcla con algún elemento boho, country, romántico, vintage, colonial o industrial para un resultado casual, ecléctico, muy acogedor.

Resalta o incorpora venecianas y vigas de madera, chimeneas clásicas, vitrinas, piezas antiguas o envejecidas, lámparas de loza, camas de forja, baúles y bancos, damajuanas, vitrinas con porcelana, alfombras de yute, columpios de macramé, pieles, objetos étnicos, tejidos de lana, ratán, lino, cáñamo o algodón, muebles de bambú o mimbre, manteles a cuadros, papel pintado con flores pequeñas, rayas… todo sin recargar, primando la sencillez atemporal.

Colores de ambiente posibles son el beige, el marrón, el teja, el azul, el lavanda, el verde y mucho mucho blanco, con acentos en verde oliva, rojo y amarillo (pinceladas con frutas y hortalizas, flores u objetos pequeños de decoración). 

No olvides las plantas y las flores tanto en interior como en exterior.

Observa el resultado. Te quedarías aquí de vacaciones? Si la respuesta es sí, es muy probable que tu cliente también se quiera quedar 😉

Deja un comentario

20 + 2 =